miércoles, 29 de mayo de 2013

George MacDonald

Hace algunos años necesitaba algo para leer. Así que entré en una pequeña librería y rebusqué en la sección de ofertas, donde a veces uno puede encontrarse pequeñas joyas descatalogadas. Entre el montón de libros llamó mi atención el título de uno: Fantasías de George MacDonald. Desconocía, en ese momento, que tenía en mis manos una de las obras que marcarían un antes y un después en mi vida como lectora.

Fantasías, cuyo título original es Phantastes: a Faerie Romance for Men and Woman, fue publicado por primera vez en 1858 y narra las aventuras de Ánodos en el País de las Hadas. Su historia comienza cuando, el día que cumple veintiún años, decide abrir un viejo arcón con una pequeña llave que hereda de su padre. Del mueble surge un diminuto ser, un hada, que lo transporta al País de las Hadas, donde el ingenuo Ánodos, persiguiendo a una misteriosa dama de mármol, se embarca en un viaje iniciático que no es otra cosa sino su paso de la niñez a la madurez.

Se trata de un libro extraño pero delicioso, que deja un buen sabor de boca. Cargado de misterios y claroscuros y ambientado en una atmósfera onírica, a veces asfixiante, que produce una sensación de inquietud y desasosiego.

Está narrado completamente en primera persona y contiene múltiples canciones y descripciones. Por lo que su lectura, aunque corta,  puede resultar abrumadora para el lector moderno. Sin embargo, puede maravillar a aquellos lectores asiduos a los cuentos y a aquellos más acostumbrados a la literatura del XIX.
Ilustración de Arthur Hughes para Phantastes
Aunque hoy en día completamente olvidado, George MacDonald (1824-1905) fue el precursor de la literatura fantástica moderna e influyó en autores como J. R. R. Tolkien, Madeleine L'Engle, David Lindsay, Mark Twain, W. H Auden, G. K. Chesterton o C. S. Lewis. Éste último, leyó Fantasías por primera vez con dieciséis años y, más tarde, declararía: 
«Pincking up a copy of Phantastes one day at a train-station bookstall, I began to read. A few hours later, I knew I had crossed a great frontier»
MacDonald nació en Aberdeenshire, Escocia, en el seno de una familia religiosa de orientación calvinista. Pero acabó desligándose de esta doctrina  porque no se sentía cómodo con la idea de que el amor de Dios fuera electivo y se limitase a unos pocos y negase a los demás.

Después de graduarse en la University of Aberdeen, estudió en el Highbury College donde se ordenó como ministro congregacional y, a partir de 1850, ejerció como tal en la Trinity Congregational Church de Arundel. Sin embargo, sus sermones, que predicaban el amor universal de Dios, no fueron bien acogidos  por lo que se marchó a Manchester, a Argel, a Estados Unidos y finalmente a Londres, donde trabajó como profesor en la  University of  London.


Ilustración de Hughes para Phantastes
En 1879 se mudó con su familia a Bordighera, una ciudad en la frontera italiana con Francia que contaba con una comunidad británica. Allí pasó veinte años en los que escribió la mayor parte de su obra, sobre todo su obra fantástica, y fundó un estudio literario llamado Casa Coraggio en el que se representaban obras clásicas y se leía a Dante y Shakespeare, que pronto se convirtió en uno de los centros culturales más importantes de la época, siendo muy concurrido tanto por la población local como por viajeros británicos e italianos.

MacDonald mantuvo muy buenas relaciones con las figuras literarias más importantes de la Inglaterra de su época tal y como muestra un álbum de fotos donde se le puede observar junto a Tennyson, Dickens, Ruskin, Wilkie, Collins, Trollope, Lewes y Thackeray. Fue amigo, también, de Longfellowand y Walt Whitman mientras estuvo en América y sirvió como mentor a Lewis Carroll animándolo a publicar Alice in Wonderland tras ver la gran aceptación que el manuscrito había tenido en sus hijos.

Fue el primer escritor en trasladar el género fantástico de la literatura infantil y los cuentos populares a la literatura para adultos y entre sus novelas fantásticas destacan la ya mencionada Phantastes, que fue ilustrada por el pintor prerrafaelita Arthur Hughes, At the Back of the North Wind (1871), The Princess and the Goblin (1872), y Lilith (1895). Y entre sus cuentos de hadas, The Light Princess (1864), The Golden Key (1867) y The Wise Woman (1875).
«I write, not for children, but for the child-like, wheter they be of five, or fifty, or seventy-five»
Más sobre el autor en The Victorian Web.
Phantastes en inglés en Project Gutenberg.

Algunas de sus obras traducidas y no descatalogadas:
La princesa perdida. Obelisco, 2001.
La llave de oro. Obelisco, 2001.
La princesa y los trasgos. Siruela, 2003.
La princesa y Curdie. Siruela, 2005.
Cuentos de hadas para todas las edades. Atalanta, 2012.

9 comentarios:

  1. Un buen descubrimiento! Me buscaré alguno de los libros, parece interesante.

    ResponderEliminar
  2. A este escritor lo he tenido varias veces en la lista de preferencias de la librería online en la que suelo comprar y no sé por qué no me decía. Ahora con tu entrada me he animado al fin a leerlo. Por lo que cuentas tiene todos los ingredientes para que me guste mucho, el siglo XIX es mi preferido, me fascinan los relatos que parecen para niños, pero que en realidad son para adultos... Además, tiene un rostro que atrae. Me recuerda a Rasputín, aunque este último tenía unos ojos todavía más inquietantes.

    Gracias por tu entrada tan interesante como siempre! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fantasías es maravilloso. Tiene de todo: personajes misteriosos, hadas, duendes, caballeros, monstruos... Pero, insisto, debido a las numerosas descripciones puede resultar algo farragoso.

      Bisous!

      PD: Sí que se da un aire a Rasputín...

      Eliminar
  3. Todo un descubrimiento, madame, muchas gracias. Como usted dice, se encuentran algunas pequeñas joyas en la sección de ofertas. Me encanta rebuscar.

    Buenas noches.

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. No conocía a este buen hombre...me ha gustado mucho leerte. Retratas de maravilla la influencia que tuvieron sus libros en otros escritores a los que admiro profundamente. Tendré que echar una ojeada a fantasías. El mundo de las hadas siempre ha sido y es de sumo interés para mí.
    Muchas gracias, Madame...
    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Estimada Madame,

    Me ha alegrado muchísimo encontrarme con su post y con esta descripción tan amable, completa y acertada de George MacDonald.

    Hace poco más de un año me encontré también con este autor, a través de un cuento corto suyo "La historia de Nycteris y Photogen" (no sé si está en su lista) y me conquistó.

    He escuchado maravillas de "Fantasías", pero no me había lanzado a leerlo, creo que ha sido el empujón definitivo.
    ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro muchísimo de haber logrado darle ese empujoncito que necesitaba. Si ya ha leído usted a George MacDonald, sin duda disfrutará muchísimo con Fantasías.

      Bisous!

      Eliminar
  6. en definitiva, tendré que leerlo! wow, la verdad no lo conocía pero que bueno que lo he descubierto.
    Saludos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...